5 de diciembre de 2013

Bizcocho marmolado de harina de algarroba



Que el chocolate es uno de los mayores manjares que podemos disfrutar no cabe duda. Tanto nos gusta que, en época de carestía, supimos encontrar un sustituto. Así fue como, tras la guerra civil española, se utilizó la algarroba (fruto del algarroba) para reemplazar al cacao por algo más común y barato. Pero llegada la época de abundancia, se volvió a perder su uso para alimentación humana. Hasta ahora. Si te pica la curiosidad de como sabe este "sustituto" del cacao, aquí tienes una receta en la que puedes usarla y quedar como un artista repostero. 

INGREDIENTES:


NOTA: Para todo he empleado la medida del envase de un yogur.

  • 1 medida de aceite de oliva (sustituible por otros de sabor más suave).
  • 2 medidas de azúcar.
  • 2.25 medidas de harina de trigo
  • 0.75 medidas de harina de algarroba.
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura
  • 1 medida y media de zumo de naranja.
  • Un poco de azúcar para echar por encima.

PASO A PASO:

  • Encender el horno para que se precaliente a 180º.
  • Las dos masas, blanca y negra, se preparan por separado. Para la blanca, mezclar media medida de aceite, 1.5 huevos (yo añadí uno entero y luego batí el otro, echando la mitad para la mezcla), media medida de zumo de naranja y batir. Añadir 1 medida de de azúcar y poco a poco 1.5 de harina de trigo mezclada con medio sobre de levadura, mientras seguimos batiendo hasta que esté todo bien mezclado, sin grumos.  . Añadir también  y medio sobre de levadura. Mezclar todo bien.
  • Reservar la mezcla anterior.
  • Seguir los mismos pasos para preparar la masa negra con el resto de ingredientes. En este caso, añadir también la harina de algarroba. Aunque la harina de algarroba espesa más que la de trigo, el zumo de naranja debe ayudar a aligerarla un poco. Si aún así ves que te gustaría que quedase más ligera, puedes añadirle un yogur.
  • Engrasar una fuente de horno. Yo normalmente lo hago con aceite de oliva. 
  • Ahora, con la masa blanca en una mano y la negra en la otra, comienza a echarlas a la vez, haciendo dibujos si quiere, para dar la textura marmolada. Las dos permanecerán juntas pero sin mezclar. Añade un poco de azúcar por encima si quieres.


  • Mete en el horno. Suele estar en 35 minutos más o menos, pero para asegurar pincha la masa y, cuando el pincho salga limpio (puede valer un tenedor), está hecha. 
  • Deja que se enfríe y come :-D 

NOTA: Existen más ingredientes que pueden ayudar a diferenciar más las masas. Por ejemplo, a la blanca puedes añadirle trozos de manzana muy pequeños y a la negra nueces. Todo eso ayudará a que sean más diferentes y aportará unos sabores deliciosos al bizcocho :-D

2 comentarios:

  1. mira que tengo harina de algarroba, y casi siempre la uso para hacer pan! Tengo que animarme con los bizcochos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Ana!

      Ya verás que ricos salen los bizcochos. Cuando te animes, pásate por aquí y nos cuentas que tal. Yo he visto recetas de pan con harina de algarroba, pero la verdad es que nunca me he atrevido aún a probar. ¡Tendré que intentarlo!

      Un abrazo.

      Eliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!