7 de diciembre de 2013

Palitos mediterráneos de polenta



Polenta. Tras ese nombre tan sugerente, aparece un gran descubrimiento. La polenta es sémola de maíz precocida, sencilla de utilizar y resultona, además de fácil de encontrar en grandes supermercados. Si nunca la has probado, es genial para cambiar un poco. Se puede utilizar de mil maneras (a mi ya se me han ocurrido unas cuantas que iré subiendo poco a poco), así que es cuestión de ponerse en faena y maquinar. En este caso están en forma de palitos y mezclados con aceituna negra, tomate y ajo; de ahí lo de "mediterráneos". 


INGREDIENTES:


  • 2 tazas de agua.
  • 3/4 de taza de polenta. Dejar un poco más para el rebozado.
  • 1/2 pastilla de caldo de verduras (si en vez de agua utilizáis caldo de verduras que tengáis hecho, esto no hace falta).
  • 10 olivas negras sin hueso.
  • Medio tomate.
  • Dos dientes de ajo.
  • Un poco de tomillo.
  • Sal y aceite
  • Mezcla de sal y sésamo (opcional; yo tengo esta mezcla en la cocina siempre, sal y sésamo triturados juntos. Si lo pruebas en las tostadas con aceite será un imprescindible seguro)
  • Salsa de yogur (si se quiere; se utilizará solo como acompañamiento)

PASO A PASO:

  • Poner el agua y el dado de verduras (o el caldo de verduras) en el fuego y calentar. Añadir un pellizco de sal.
  • Mientras, partir las olivas en cuartos, los ajos en láminas y el tomate en trozos pequeños.
  • En una sartén, con un poco de aceite caliente, sofreir los ajos y el tomate. Con unos minutos será más que suficiente, ya que no interesa que se dore ni que el tomate se haga del todo. Sacar y reservar.
  • Cuando el agua que hemos puesto antes a calentar esté casi hirviendo, añadir la polenta por encima, poco a poco, mientras vamos removiendo. Hay que echarla muy despacio para que no se formen grumos, mientras se le va dando vueltas.
  •  Remover durante unos 10-15 minutos a fuego intermedio. A mitad del tiempo, añadir las olivas, los ajos y el tomate. La "masa" estará lista cuando cueste  removerla; al darle vueltas se verá el fondo y la masa se despegará de las paredes del cazo.
  • Echar en una bandeja  previamente untada con un poco de aceite de oliva. Dejar con un grosor de uno, dos, o tres centímetros, según lo que nos apetezca. Dejar reposar.
  • Cuando este fría, cortar en palitos.
  • Mezclar un poco de polenta con la sal y el sésamo. Rebozar los palitos en esta mezcla y pasar por una sartén previamente pintada con un poco de aceite de oliva. También se pueden meter al horno y dejarlo hacer.
  • Servir templado o del tiempo. Es excelente acompañado con salsa de yogur. 

3 comentarios:

  1. Polenta ? No es poleo ni es menta !
    Me parto jijijijijijijijijijijijijijijiji

    ResponderEliminar
  2. Una delicia la polenta enriquecida con cositas ricas.
    Un saludito

    ResponderEliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!