9 de diciembre de 2013

Regañas de sésamo


A casi todos nos gustan las regañas, pero conozco a poca gente que se le haya ocurrido hacerlas. El otro día íbamos a hacer un pedido a El Rincón del Segura y nos dimos cuenta de que aún quedaban semillas de sésamo del último pedido. Para utilizarlas, decidimos probar a hacer unas regañas, que normalmente siempre compramos en tiendas u otros sitios. Y la verdad es que el resultado ha sido super adictivo.

INGREDIENTES:


  • 400 gramos de harina de fuerza.
  • 60 gramos de vino blanco.
  • 80 gramos de agua.
  • 1 cucharada de una mezcla de sal y sésamo molido (si no tienes, con media cucharada de sal bastará, pero esta mezcla de sal y sésamo molido es genial incluso para las tostadas del desayuno. La sal se muele junto al sésamo y ya).
  • 100 gramos de aceite de oliva (en el próximo intento utilizaré aceite de sésamo a ver que tal quedan).
  • 4 cucharadas de semillas de sésamo.

PASO A PASO:

  • Precalienta el horno a 180ºC
  • Mezclar la harina con la sal y el sésamo (tanto la mezcla de sal y sésamo como las semillas de sésamo).
  • Añadir aceite tibio y mezclar poco a poco. Añadir después el vino blanco y el agua tibia y mezclar hasta que no queden grumos. 
  • Estirar la masa con un rodillo hasta que quede bastante plana; eso ya depende de como te gusten pero ten en cuenta que se hincharán un poco con respecto a su tamaño inicial.
  • Cortalas en cuadrados. Ponlas encima de papel vegetal y mételas al horno. 
  • Deja unos 15-20 minutos, vigilando de vez en cuando para que no se quemen. Yo lo que hice fue darles la vuelta a los 10 minutos y luego dejarlos un poquitín más, pero eso depende del horno en el que lo hagáis.
  • Dejar enfriar y comer. Guardar las regañas en un sitio aislado del aire para que no se reblandezcan. 

1 comentario:

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!