23 de enero de 2014

Bolitas de mijo



Hace tiempo que Virginia me habló del mijo, un cereal sin gluten de los muchos que recientemente se están reincorporando poco a poco a nuestra dieta. En los grandes supermercados todavía no se encuentra (aunque todo se andará), pero se puede conseguir en supermercados algo más especializados o herbolarios. Para los que seáis de estas latitudes, en Murcia lo compré de Vegali, la tienda vegana. El resultado fue muy bueno, así que os animo a que lo probéis.

INGREDIENTES (3-4 raciones):

  • 150 gramos de mijo.
  • 450 ml de caldo de verduras.
  • Un cuarto de cebolla.
  • Orégano
  • Zanahoria rallada
  • Jengibre rallado (esto ya depende de si os gusta o no, ya que tiene un gusto muy característico).
  • Pan rallado y perejil.
  • Harina (solo si fuera necesario).
  • Sal

PASO A PASO:

  1. Poner el caldo a calentar para cocer el mijo. La forma de cocción es idéntica a la del arroz: tres partes de agua por cada parte de mijo y se deja cocer unos 20 minutos. Si no se dispone de caldo de verduras, también se puede poner agua a calentar y añadir un dado de caldo de verduras. Rectificar de sal si fuera necesario.
  2. Cuando el mijo esté listo, escurrir y lavar en agua fresca abundante. Dejar enfriar en un colador, para que pierda la mayor cantidad de agua posible.
  3. Mientras enfría, rallar la zanahoria, la cebolla y el jengibre (si se desea). Mezclar con el mijo y añadir el orégano.
  4. Ahora toca hacer bolitas con la mezcla. Para ello es importante apretar las bolitas con las manos, para asegurarnos de que pierden la mayor cantidad de agua, ya que de lo contrario será imposible liarlas. Si aún así cuesta que se queden compactas, se les puede añadir un par de cucharadas de harina y se mezcla con lo anterior; así será mucho más fácil.
  5. Pasar las bolitas por pan rallado y echar a una sartén con aceite muy caliente. En este caso, a diferencia de las croquetas, no hace falta que se sumerjan las bolitas, podemos poner menos cantidad de aceite. Dar la vuelta para que se doren por todos los lados.
  6. Cuando cojan tonalidad marrón (como la de la foto del principio), sacar y poner sobre una servilleta para que absorba el exceso de aceite.
  7. Comer calientes, ya que están mucho más sabrosas. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!