16 de enero de 2014

Canelones


Una receta de las que siempre he comido en casa, pero que a mi me ha dado pereza hacer. Y lo cierto es que sin motivo, porque ahora que por fin me he lanzado, resulta que son bastante fáciles de preparar. Están  riquísimos y al ser evidentemente vegetarianos, aligera bastante la digestión de después. Hasta Garfield se replantearía su amor a la lasaña después de probarlos :-D

INGREDIENTES (para dos personas):

  • 250 gramos de setas, en este caso yo utilicé de la variedad girgola.
  • 1 zanahoria pequeña.
  • Media cebolla
  • 1 calabacín pequeño.
  • 8 placas de canelones.
  • 2 cucharadas de tomate frito
  • Bechamel (utilicé una bechamel de soja ya hecha, comprada en Vegali).
  • Nuez moscada.
  • Un dado de caldo de verduras (opcional).
  • Pimienta, aceite y sal.

PASO A PASO:

  1. Lo primero de todo es preparar las placas de canelones tal y como indica en el envase. Si son precocidos, poner agua  tibia y meter a remojo el tiempo indicado; si no lo son, poner agua a calentar para cocer las placas de los canelones. Añadir sal al agua y, si se quiere, una pastilla de caldo de verduras. Seguir siempre las indicaciones del fabricante. Cuando estén listas, sacar y lavar con agua fría, para que se corte la cocción. Extender sobre un paño limpio, para que se enfríen y se vayan secando.
  2. Mientras se hacen las placas, podemos ir preparando el relleno. En este caso, pelar y partir el calabacín y la cebolla en trozos muy pequeños. Echar en una sartén con aceite y sofreir unos minutos.
  3. Lavar y partir las setas en trozos pequeños y añadir a lo anterior, removiendo de vez en cuando. 
  4. Cuando le queden unos cinco minutos para terminar (el agua de las verduras ya se ha evaporado totalmente), añadir dos cucharadas de tomate frito y mezclarlo todo bien.
  5. Apagar el fuego y dejar enfriar, ya que tanto las placas como el relleno se manejan mejor fríos.
  6. Ahora toca liar los canelones: encima de cada placa de canelón, ponemos dos cucharadas de las verduras. Después lo enrollamos, procurando que quede el relleno más o menos distribuido por todo el canelón. 
  7. Poner en una fuente y cubrir con la bechamel. Si se desea, se puede rallar un poco de queso por encima y añadir nuez moscada. 
  8. Meter en el horno a gratinar y, cuando coja un tono dorado, sacar y comer.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!