28 de enero de 2014

Cúrcuma


Esta entrada no es una receta, sino una sugerencia. En la cocina tradicional siempre se han buscado formas de dar color a los platos; tal es la tradición que existen datos de que los egipcios ya los utilizaban. Por nuestra zona, siempre se ha empleado el azafrán como colorante natural para las comidas, pero su elevado precio lo ha apartado de nuestros platos, y su sitio lo han ocupado los colorantes artificiales. Pero basta para leer el anverso de un bote de colorante artificial (el naranja que llevamos viendo años y que posiblemente tengáis en casa, denominado E-102) para que se nos quiten las ganas, y es que literalmente pone: "puede tener efectos negativos sobre la actividad y atención de los niños" (si os interesa más información al respecto, podéis consultar aquí).
Por eso nosotros optamos por sustituirlo por un colorante natural a medio camino entre el caro azafrán y el barato, pero perjudicial, colorante artificial. Y en la cúrcuma encontramos la opción perfecta. La cúrcuma, con el bonito color que aparece en la imagen inicial del post, está ya disponible en muchos supermercados (como Mercadona, por ejemplo) y los herbolarios podéis encontrar la versión ecológica. Además, esta especia aporta un sabor muy tenue y agradable a los platos, tiene numerosas propiedades beneficiosas y su origen es totalmente natural, proveniente de un tubérculo y utilizada tradicionalmente en la India. 

Por todo ello, os animo encarecidamente su uso. :-D

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!