30 de enero de 2014

Huevos de la abuela Pancharra


Esta receta está hecha con especial cariño. Y es que se trata de unos huevos rellenos que en casa de mi abuela Piedad se han hecho siempre. Comerlos era sinónimo de acontecimiento familiar: Navidad, Nochevieja, cumpleaños... fuera cual fuera el acontecimiento, allí estaban estos huevos. Ahora hace ya tiempo que mi abuela no los prepara y que a los fogones le ha cogido el relevo la siguiente generación, así que la receta estaba algo perdida. Pero desempolvando mi cuaderno de recetas, ha aparecido como por arte de magia. No son los típicos huevos rellenos, estos llevan su propio proceso de elaboración, pero el resultado es muy muy bueno, con un toque característico de hierbabuena que los hace inconfundibles para el paladar, pero también para mi memoria.

Por cierto, como no podía ser de otra forma, esta receta está dedicada a ella, a mi abuela Piedad. Espero que os gusten.

INGREDIENTES (para 6 mitades):

  • 7 huevos.
  • 2 cucharadas de hierbabuena (esto va en gustos, reducir la cantidad o aumentarla según el paladar del chef).
  • 3 cucharadas de tomate frito.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • 1 puñado de piñones.
  • Harina.
  • Aceite y pimienta.
  • Agua

PASO A PASO:

  1. En una olla poner 6 huevos a cocer (como 10-15 minutos). Cuando estén, es conveniente dejarlos enfriar para no quemarnos.
  2. Pelar los huevos y partirlos por la mitad. Sacarles la yema y ponerla en un cuenco. Chafarla con un tenedor. Añadir los piñones, 1 cucharada de hierbabuena y un poco de pimienta. Mezclarlo todo. Esclafarle el huevo crudo restante y hacer una mezcla más o menos homogénea.
  3. Con la mezcla obtenida, rellenamos los huevos. Poner mientras en una sartén abundante aceite a calentar.
  4. Pasar los huevos por harina y echar a la sartén cuando el aceite esté caliente. Dejar freír por ambos lados. Cuando estén, apartar y reservar.
  5. Retirar casi todo el aceite de la sartén, dejando un poco. Añadir el tomate frito y la cucharada restante de hierbabuena y dar un par de vueltas, durante uno o dos minutos más o menos. 
  6. Poner en una cazuela un poco de agua (como un vaso, según el tamaño de la cazuela) y la misma cantidad de vino blanco. Cuando rompa a hervir, añadir el tomate frito con la hierbabuena y remover. Poner dentro los huevos y dejar cocer sin tapar, hasta que la salsa se vaya espesando. 
  7. Cuando la salsa tenga la consistencia deseada, sacar y servir. Calientes están deliciosos.



4 comentarios:

  1. Verdaderamente sabrosos. Cuando los pruebas son como los "primgles", no hay STOP?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, no hay stop, por eso al final casi es una carrera a ver quien come más rápido para comer más, jaja

      Eliminar
  2. Qué buena pinta tienen!! Los intentaré hacer, pero seguro que no me salen tan buenos como a tu abuela Piedad. Un besico Evale

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Están muy ricos! Yo tampoco consigo que me salgan exactamente como a ella, pero ¡¡me lleva 60 años de experiencia!!

      Eliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!