23 de febrero de 2014

Pencas rellenas


Hace tiempo que unas amigas me preguntaron por alguna receta para utilizar las pencas, es decir, la parte blanca de las acelgas. Estuve buscando alguna fuera un poco más elaborado que un revuelto o un plato cocido y me topé con las pencas rellenas. Se pueden hacer composiciones de cualquier tipo, rellenas de setas, de morcilla, de ajo y perejil... También se pueden hacer al horno, fritas, solas, en salsa... muchísimas combinaciones distintas que dieron lugar a un abanico enorme de posibilidades. Al final, me decidí a utilizar la sobrasada vegetal que tenía hecha de antes y acompañarla con una salsa de almendras a la que añadí un poco de las hojas de las acelgas para que cogiera el color verde. El resultado fue un plato buenísimo, que se toma mejor templado que caliente y que sirve para comer esta verdura de forma diferente a los platos habituales. 

INGREDIENTES:

  • 10 hojas de acelga grandes, con el tallo o parte blanca prácticamente intacta. 
  • Salsa de almendras (las instrucciones aparecen en el enlace).
  • Sobrasada vegetal (las instrucciones aparecen en el enlace).
  • 1 huevo.
  • Harina.
  • Aceite para freír.
  • Agua y sal.

PASO A PASO:

  1. Lavar las hojas de acelga con abundante agua. Separar la parte verde de la penca y cortarla en trozos pequeños. 
  2. Cortar las pencas en trozos de unos tres centímetros de largo. Cocerlas en agua con sal durante aproximadamente unos 25-30 minutos. Además de las pencas, en esta receta utilizaremos la parte verde de una de las hojas, ya cocida, para añadirla a la salsa verde. Reservar el resto para otras recetas. 
  3. Sacar las pencas del agua y dejar que se enfríen para poder manejarlas con facilidad. 
  4. Mientras, podemos preparar la salsa verde de almendras, añadiendo la parte verde de una de las hojas de acelga a la salsa de almendras en sí y batiendo. Reservar.
  5. Una vez que las pencas estén frías, coger uno de los trozos, untarlo con la sobrasada vegetal y cubrir con otro trozo de acelga, de un tamaño y forma aproximada al primero. Repetir la operación con todos los trozos.
  6. Batir un huevo y dejarlo en un plato. En otro plato echamos un poco de harina. Poner abundante aceite a calentar en una sartén. 
  7. Pasar los paquetes de acelga primero por harina, luego por el huevo, rebozándolos completamente, y después de nuevo por harina. 
  8. Cuando el aceite esté caliente, echar el paquete rebozado a la sartén y dejar que se dore, dándole la vuelta a mitad para que se haga bien por ambos lados. 
  9. Sacar y dejar en una malla metálica, donde el aceite pueda escurrir sobre un plato. De esta forma, el rebozado no se blandeará, a diferencia de lo que ocurre si lo dejamos sobre una servilleta. 
  10. Poner en un plato, decorar con la salsa verde de almendras y comer cuando esté tibio.
  11. ¡Buen provecho!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!