3 de febrero de 2014

Potaje de garbanzos



Una receta tradicional donde las haya. Y es que el potaje de garbanzos, cocinado por doquier en Semana Santa, es especialmente apetecible en los fríos días del invierno, cuando apetece un plato de cuchara para comer. Además, es una forma sabrosa de incluir legumbres en nuestra dieta, ya que en el caso particular de los garbanzos, triplica el contenido en hierro de la carne (recuerda que para aprovechar el hierro de las legumbres mejor, es conveniente acompañarlos con vitamina C, así que un buen acompañamiento para esta comida un vaso de zumo de naranja) .¡No te esperes a Semana Santa para disfrutar de esta receta!

INGREDIENTES (para dos personas):

  • 1 bote grande de garbanzos (o el equivalente en garbanzos secos, que se deberán poner en remojo la noche anterior y cocer antes de la preparación de este plato).
  • 150 gramos de espinacas frescas.
  • 1 zanahoria.
  • 1 diente de ajo.
  • Media cebolla.
  • Un trozo de pan (mejor si está ligeramente tostado).
  • 1 cucharadita de vinagre.
  • Un huevo duro.
  • Una hoja de laurel.
  • Un tomate rallado.
  • Aceite de oliva (un par de cucharadas).
  • Sal.
  • Dos vasos y medio de agua.
  • Una cucharadita de cúrcuma.

PASO A PASO:

  1. En primer lugar vamos a preparar un sofrito, calentando aceite en una olla mediana y añadiendo el tomate rallado, la cebolla partida en trozos muy muy pequeños y el ajo limpio. Añadir también las espinacas limpias y cortadas en trozos pequeños.
  2. Mientras el sofrito se hace, lavar los garbanzos de bote bajo el grifo con abundante agua.
  3. Cuando el sofrito esté hecho (se sabe porque la cebolla y el tomate toman un color más translúcido, antes de empezar a dorarse), añadir el agua. 
  4. Mientras el agua comienza a hervir, pelar y partir la zanahoria en rodajas finas. 
  5. Al entrar el agua en ebullición, añadir la zanahoria, los garbanzos, la hoja de laurel y la cúrcuma. 
  6. Dejar hacer unos 10-15 minutos, para que la zanahoria esté blanda.
  7. Pasado este tiempo, sacar la zanahoria, el ajo y las verduras que pudiera haber (salvo las espinacas) y meterlas en el vaso de la batidora. Añadir el trozo de pan, el vinagre y un poco de caldo de la cocción (como una o dos cucharadas). Batir hasta obtener una mezcla muy densa. 
  8. Añadir la mezcla a la olla, que estará en ebullición y remover durante un par de minutos. Debido al pan, la mezcla se espesará. Cuando esté tan espesa como deseemos, apagar el fuego y servir.
  9. Echar trozos de huevo duro a los platos y comer calentito. Está riquísimo para los días de invierno :-D


3 comentarios:

  1. Mi madre le añade un picado de ajo y comino en el mortero, el cual lo echa a la olla justo después de apagar el fuego, para que no hierva. Está exquisito. Y también queda muy bien hacer el potaje con garbanzos y alubias mezclados. Y si se deja reposar unas horas, incluso de un día para otro, está mucho mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Celia! Desde luego tiene que estar buenísimo con el ajo y el comino. Lo probaré, solo de pensarlo ya me estoy relamiendo :-)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!