14 de febrero de 2014

Revuelto de acelgas


Seguro que os ha pasado. Empezamos el día con un buen desayuno y cuidamos que la comida sea más o menos saludable y rica, pero a la hora de la cena... las cosas cambian. El cansancio puede más que meterse en la cocina. Si eres de los que por la noche, al llegar a casa, solo quiere quitarse los zapatos y tumbarse un rato, sabrás de que hablo si digo que las cenas pueden ser la comida menos saludable del día. Por eso vamos a lanzar poco a poco una serie de propuestas para las cenas, para poner fin a esas comilonas nocturnas sin sentido. O bien son platos que se pueden dejar prácticamente terminados con antelación, o bien son tan rápidos de hacer que los tendrás listos antes casi de soltar las llaves de casa.

En este caso en particular os ofrecemos unas acelgas en revuelto. Son un plato rápido de hacer, sobre todo si tenemos en cuenta que se pueden dejar ya cocidas por la mañana y luego sencillamente hacer el revuelto, tal y como hice yo para esta receta. ¡No hay excusas para no cenar sano!

INGREDIENTES (para 2 personas):


  • Un manojo de acelgas (en este caso fueron unas diez acelgas de tamaño grande, ya que al hervirlas reducen mucho).
  • Una cayena o guindilla.
  • Un huevo.
  • Un diente de ajo.
  • Un pellizco de sal.
  • Una cucharada de aceite de oliva.

PASO A PASO:

  1. Lo primero es hervir las acelgas. Para eso, ponemos agua a calentar. Mientras, podemos lavar bien las hojas de acelga, separando las pencas (el "tronco", las partes blancas), que o bien reservamos para otro plato (como fue mi caso) o bien partimos en trozos pequeños que también se pueden introducir en el revuelto. Las hojas de acelga se parten en trozos pequeños y se introducen en el agua cuando esté hirviendo.
  2. Si la olla es a presión, tapar y dejar 5 minutos. Sino, habrá que dejar algo más de el doble. 
  3. Lavar las acelgas y escurrir. Si el plato se va a hacer en ese mismo momento, seguir los pasos que van a continuación, pero si no se pueden meter en el frigorífico hasta el momento en el que se vayan a utilizar (pueden guardarse un par de días tapadas en el frigo).
  4. En una sartén, poner el aceite. Mientras se calienta, pelar y partir el ajo en láminas. Cuando el aceite esté listo, añadir el ajo y la cayena, hasta que el ajo empiece a dorarse.
  5. Echar las acelgas, a las que echaremos la sal y el huevo. Removeremos todo, hasta que el huevo haya cuajado. Entonces será el momento de sacarlas, apartar los platos y ponerse a cenar a lo rico rico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!