6 de febrero de 2014

Yogur indio de mango o Shrikhand de mango


Desde que probé hace ya unos meses el yogur indio gratinado, no he parado de investigar la receta. E internet es lo que tiene, que empiezas buscando una receta y al final acabas encontrando otras muchas que ni te esperabas. Así que cuando me topé con esta, supe que lo tenía que hacer. El yogur indio (llamado originalmente Shrikhand) de mango me cautivó a simple vista, pero es que cuando lo hice y lo probé... mmmm, ¡que cosa más buena! Seguí los pasos que encontré en el blog de Losnikon, con la variación hecha del mango y algún otro ingrediente, y es una maravilla. Uno de los pasos que más pereza me daban era que había que dejar escurrir el yogur durante algún tiempo, para que así quedara más cremoso, pero desde luego visto el resultado merece la pena, por no decir que es sencillamente dejarlo a escurrir y olvidarte. Y si queréis más color amarillo, solo tenéis que variar las cantidades de azafrán. Veréis que rico está. 

INGREDIENTES (salen como unos cinco o seis yogures, depende del recipiente):


  • Un Kg. de yogur de soja.
  • 12 hebras de azafrán.
  • 5 semillas de cardamomo abiertas.
  • Cuatro cucharadas de leche de soja.
  • Azúcar moreno o cualquier otro endulzante. 
  • 2 mangos maduros.
  • Pistachos para decorar.
  • Aunque no es un ingrediente, hay que destacar que también vais a necesitar una tela filtrante. Yo utilicé gasas de tela, de las que se utilizan para los bebés.

PASO A PASO:

  1. Poner los yogures de soja en la tela filtrante. Hay que dejarlo escurrir durante unas cuatro horas, aunque yo lo dejé toda la noche, para que así pierda todo de agua posible. Para dejarlo escurrir, lo puse en un bol y como no quería que la gasa tocara el fondo, para que no estuviera en contacto con el agua que soltaba, tensé la gasa a ambos lados del bol colocándole peso, unos litros de leche en este caso, en una de las lejas (baldas) del frigorífico.
  2. Cuando nos quede una hora más o menos para que el yogur termine de escurrir, es hora de volver a ponernos manos a la obra: poner las cucharadas de leche a calentar y añadir el azafrán y las semillas de cardamomo abiertas. Dejar unos 10 minutos mezclándose, al fuego, sin que llegue a hervir. La leche tomará un agradable color amarillo. Transcurrido ese tiempo, apartar del fuego y dejar reposar para que se enfríe. 
  3. Pelar y triturar los mangos con la batidora, hasta que se quede una mezcla homogénea, sin grumos prácticamente.
  4. Una vez que el yogur esté listo, habrá quedado una masa más densa que la inicial. Echar encima de los mangos triturados, añadir la leche de soja que habíamos coloreado y aromatizado y batir. En ese momento se puede añadir algún edulcorante si queremos, o bien dejar tal cual. Yo usé dos cucharadas de azúcar moreno, pero también se puede emplear miel, sirope de ágave o cualquier otro.
  5. Cuando haya quedado bien mezclado, servir en recipientes individuales. Dejar enfriar en el frigorífico hasta el momento de servir. 
  6. Decorar con pistachos antes de sacar a la mesa.
Veréis que rico queda.

2 comentarios:

  1. Eva, qué pinta tan estupenda. Este me lo hago!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Belén! Esta super bueno, ya verás :-)

      Eliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!