23 de marzo de 2014

Cookies de corn flakes y chocolate

Estas galletas son de esas que en cuanto las ves y las hueles, te apetece hincarles el diente. No voy a decir que son ligeras, porque no lo son, pero para comer en el desayuno o en la merienda están estupendas. Además, al llevar copos de maíz (corn flakes) están muy crujientes y hacen contraste con el interior. 

El color negro de la masa de las galletas no es tanto por el chocolate que llevan, sino más bien por la harina de algarroba que usé mezclada con la de trigo integral. Me gusta bastante este tipo de harina; de hecho ya publiqué la receta de un bizcocho marmolado con harina de algarroba que está delicioso y que permite reducir considerablemente o incluso eliminar el chocolate de muchas recetas, si es que existe algún problema de intolerancia. Si por el contrario sois fans 100% del cacao, tan sencillo como añadir más cantidad de chocolate y listo.






Con las cantidades que aparecen más abajo, se obtienen unas 20 galletas más o menos, de tal forma que si queréis más u os parecen muchas solo tenéis que rectificar las cantidades. También es posible darles, en lugar de forma de galleta, una forma más redondeada, con lo que el centro quedará menos hecho y algo más blando. Así también están muy buenas, aunque hay que poner el horno un poco más flojo y dejarlo algo más de tiempo. 

En los ingredientes no he utilizado ni leche de origen animal ni huevos. En su lugar he empleado leche de avena, que para mi gusto les da un toque excepcional a los bizcochos y a la repostería en general, y el vinagre, que se utiliza como sustituto del huevo y del que os puedo asegurar que no se aprecia sabor al final. Si queréis, en lugar del vinagre, podéis añadir un huevo, pero nosotros hemos preferido ahorrárnoslo. 

INGREDIENTES (para aproximadamente 20 galletas):

  • 1/2 taza de margarina.
  • 3/4 taza de azúcar moreno.
  • 1/2 taza de leche de avena.
  • 1 cucharada de vinagre de manzana.
  • Una cucharada de esencia de vainilla.
  • 2 tazas de harina integral de trigo.
  • 1/2 taza de harina de algarroba.
  • 4 cucharades de pepitas de chocolate.
  • 4 tazas de copos de maíz (utilizaremos 3 por un lado y 1 por otro)
  • 1 sobre de gasificante.
  • 2 cucharadas de chocolate puro en polvo.

PASO A PASO:

  1. Mezclar en un cuenco los dos tipos harina, la levadura, el chocolate puro en polvo y el gasificante. Remover bien, cuidando de que la harina de algarroba no esté en bloques, ya que tiende a pegarse. 
  2. En otro cuenco, derretir la margarina y mezclarla con el azúcar, hasta que se forme una mezcla más o menos homogénea. 
  3. Añadir a la mezcla con la harina, la leche de avena y el vinagre y remover hasta que todo esté unificado.
  4. En un plato, chafar una taza de copos de maíz. Añadirlos, junto con las pepitas de chocolate, a la masa con la harina y mezclar
  5. En el plato que hemos utilizado antes, chafar las dos tazas restantes de copos de maíz. Hacer bolas pequeñas con la masa y darles forma aplanada, chafándolas encima de los copos de maíz para que estos se peguen. Rebozar complemante en los copos de maíz para que se queden más o menos uniformes por toda la galleta. 
  6. Meter en el horno precalentado a 180ºC durante unos 18 minutos, con cuidado de que no se quemen.
  7. Cuando estén, dejar que se enfríen en una rejilla y aguantar la tentación de hincarles el diente antes de que estén frías del todo :-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!