18 de marzo de 2014

Mermelada de tomate casera

Desde que tenemos la posibilidad de plantar algunas cositas para cultivar, recuerdo a mi madre haciendo conservas (no puedo sino decir que esta receta es un "made in Mama" total :-)). El resultado de esas consevas es sencillamente espectacular, ya que se evita añadir aditivos y puedes hacer la receta exactamente como a ti te gusta. Uno de los productos que más me gusta son las mermeladas, hechas con frutas cuyo estado conocemos y añadiéndole exactamente la cantidad de azúcar que queremos. Así evitamos comprar las mermeladas que venden, hechas con los restos de fruta o con las peores piezas que no valen para venderlas completas. 

Este mes, en el reto de "Veganiza al chef", nos proponen unas hamburguesas con confitura de tomate, así que nos hemos puesto manos a la obra. El resultado completo os lo mostraremos en la próxima entrada, pero de momento os enseñamos como hacer mermelada casera. A pesar de que en la receta original se usa lo denominado como "confitura de tomate", esto es una mermelada ya que hemos empleado trozos de tomate para su realización. 

No hay que olvidar que las mermeladas y conservas se pueden guardar fuera del frigo siempre que el tarro que las contiene esté cerrado al vacío y que hayamos esterilizado el bote antes de utilizarlo. Para esterilizarlos podemos hervir los botes  y sus tapaderas (sin que estén puestas) durante 10 minutos antes de usarlos. Además, para cerrarlos al vacío, en casa no los hervimos después de llenarlos con la mermelada, sino que todavía calientes los cerramos y los dejamos que se enfríen boca abajo, de tal forma que hacen también vacío. La garantía de esto es el ruido que se oye siempre al abrir un bote que se ha cerrado al vacío, algo así como un "plot".




INGREDIENTES (para dos botes pequeños de mermelada aproximadamente):

  • Un kilo de tomates pelados, a los que debemos quitar las semillas más grandes.
  • 700 gramos de azúcar. Puede ser mitad azúcar morena y azúcar blanca o completamente azúcar blanca.
  • El zumo de un limón.

PASO A PASO:

  1. Partir el tomate en trozos muy pequeños. Es mejor partirlo que rayarlo para así poder tener en la mermelada trozos de pulpa, pero esto también va al gusto de cada uno.
  2. Mezclar el tomate con el azúcar en una cacerola grande y remover. Dejar reposar una media hora, para que se mezclen bien los sabores.
  3. Añadir el zumo de limón, mezclar y poner la cacerola al fuego. Dejar que hierva durante unos cinco minutos para esterilizar la conserva, removiendo constantemente. En este paso hay que llevar mucho cuidado, ya que la mezcla puede saltar y quemarnos, así que mejor si usamos una cuchara larga y una cacerola alta. 
  4. Una vez pasados los cinco minutos, bajar el fuego y cocer hasta que la mermelada adquiera la consistencia que estamos buscando. Hay que tener en cuenta que cuando se enfríe se secará un poco más de como la tenemos en la cacerola. El tiempo puede variar, pero en general oscila sobre los 30 minutos, ya sea por arriba o por abajo.
  5. Cuando la mermelada esté, ponla en los botes que vas a utilizar para guardarla, llenándolos hasta arriba.. Cierralos y ponlos boca abajo hasta que se enfríen, de tal forma que se hará el vacio y no hará falta volver a hervir los tarros. 

2 comentarios:

  1. Eva, me encanta esta mermelada!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Belén! Está estupenda y me se de uno que desayuna todas las mañanas unas tostadas con esta mermelada :-))

    ResponderEliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!