11 de marzo de 2014

Ñoquis de espinaca integrales



Desde hace tiempo quería hacer ñoquis (gnochi en italiano), pero nunca me había atrevido. Y ahora que ya los he hecho, me he dado cuenta de que tenía que haberlo intentado mucho antes, porque son fáciles y entrentenidos de hacer y están muy buenos. En lugar de hacer la receta simple, he hecho unos ñoquis de espinacas y he sustituido la harina normal por harina de trigo integral, con lo que la receta tiene más fibra que los normales. Pero si es que además estáis acostumbrados a los ñoquis que venden en la sección de platos precocinados, estos os van a saber a gloria y os van a sentar mejor, porque no llevan conservantes de ningún tipo. Además, lo bueno de los ñoquis es que los podemos congelar y comer en otra ocasión. Sin cocerlos, se extienden en una bandeja y se congelan. Una vez congelados se pueden meter en una bolsa y guardarlos. Después, para cocinarlos, es tan sencillo como meterlos en el agua hirviendo sin descongelar y ya está, tan ricos como recién hechos.

Para comerlos, probamos una salsa de yogur y otra de curry con mango que teníamos en el frigo, para ver cuál de las dos le quedaban mejor. Y la verdad es que, aunque fue difícil decidirse, quedó mucho mejor la de curry con mango. Poco a poco iremos subiendo salsas para añadirle a los platos, así que incluiremos la versión casera de estas salsas más adelante.


INGREDIENTES (para dos personas):


  • 250 gramos de patatas sin pelar.
  • 40 gramos de espinacas.
  • 1 huevo.
  • 80 gramos de harina de trigo integral más un poco para enharinar la superficie.
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Agua.
  • Sal.


PASO A PASO:

  1. Lavar bien las patatas y quitarles la tierra que puedan tener.
  2. Poner agua a calentar (con que cubran las patatas cuando las echemos es suficiente). Cuando rompa a hervir, cocer durante 20 minutos o hasta que se puedan pinchar con un tenedor sin problemas.
  3. Cocer las espinacas con un poco de agua (con que las cubra un poco es suficiente) y cocer durante 10 minutos. Una vez hechas, escurrir, secar con papel de cocina y partir en trozos muy pequeños.
  4. Chafar las patatas con un tenedor. Mezclarlas con las espinacas. Añadir aceite y sal. Añadir la harina poco a poco, integrándola bien. Hay que tener cuidado, porque cuanto más harina añadamos más duros quedarán luego los ñoquis al cocer. A mi me gusta añadir harina hasta que la masa quede un poco pegajosa pero manejable. Podéis ir probando; cocer uno y ver si está bien; si no lo está añadir más harina y volver a probar.
  5. Cuando hayamos añadido la harina, hacer con la masa unos cilindros largos, de un grosor de como 1.5 o 2 centímetros. 
  6. Los cilindros se cortan en trozos de unos dos centímetros de ancho. Ahí ya están listos y es el momento en el que los podéis congelar si queréis. Luego se puede hacer un agujero en el medio, o chafar un poco con un tenedor para marcar los dientes y darle forma, pero eso es decorativo; se pueden dejar perfectamente como están.
  7. Poner agua a calentar. Cuando esté hirviendo, añadir los ñoquis. En un par de minutos empezarán a flotar. En ese momento ya están listos.
  8. Sacar, añadir la salsa que se desee y comer. 


1 comentario:

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!