19 de mayo de 2014

Batido de mango y melón


Con el calor que ya estamos disfrutando y el que se nos avecina en los próximos meses, se puede dar por abierta la temporada de batidos fresquitos. Y es que pocas cosas hay más refrescantes (gastronómicamente hablando) que un buen batido fresco para desayunar o a la hora de la merienda. Estos días estamos haciendo mucho batido de mango y melón, así que me he decidido a subirlo al blog, porque muchas veces no se nos ocurre hacer algo hasta que por casualidad lo vemos en un sitio y decimos "pues voy a probar".


Para prepararlo lo único que hace falta es melón y mango fresquitos y una batidora. Si tenéis una batidora más potente o un robot de cocina tipo Thermomix, podeis añadirle también cubitos de hielo para conseguir un batido con la textura y el frescor de un granizado. En mi caso, sólo le añadí el mango y el melón y he de decir que estaba delicioso. Tampoco le añadí azúcar ni ningún otro edulcorante y no lo eche en falta en absoluto, pero como para gustos los colores, cada comensal que lo cate y le añada lo que considere :-)

Es perfecto como complemento para un desayuno o una merienda y en nada tiene que envidiar a los famosos "smoothie" que tan de moda se han puesto últimamente (y que en realidad no son más que un anglicismo para algo que ya teníamos) y que tan caros se suelen vender en comparación con lo fácil que resulta prepararlos en casa. 


Para mi la textura con la que queda es estupenda: se puede beber o, si lo preferís, tomar con cuchara. Pero si lo queréis algo más líquido, tan sencillo como añadir un poco de agua fresca y listo. No remedio mejor que los batidos para el calor. Bueno, los batidos y los helados :-)

INGREDIENTES:

  • Medio melón tipo Galia.
  • Medio mango maduro

PASO A PASO:

  1. Partir el melón y quitarle la piel y las pepitas.
  2. Pelar el mango y quitarle el hueso.
  3. Batir y beber 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!