16 de mayo de 2014

Pizza de hojaldre de calabacín.


Hoy toca una receta sencilla donde las haya. Y rápida, que en esta semana no he tenido de subir ni una sola entrada al blog. Por eso esta receta va perfecta para un momento de estrés: se hace casi sin esfuerzo, no tienes que tener demasiado ingredientes en el frigorífico y además es comida sana. ¿Qué más se puede pedir para estos días en que ya hace calor y llegas a casa sin ganas de pensar en qué comer o qué cenar?



Se trata de una especie de pizza con masa de hojaldre, lo que hace que cambie un poco el sabor y la textura con respecto a las pizzas tradicionales. Además, en este caso, le añadí tomate rallado y eneldo para la base y por encima un poco de calabacín crudo y queso mozzarela. Si lo preferís, el calabacín podéis partirlo en láminas y hacerlas ligeramente a la plancha, pero a mi particularmente el calabacín crudo me gusta bastante (lo tomo en ensaladas muy a menudo), por lo que lo encontré perfecto al echarlo tal cual. 

Me dio algo de pena no tener olivas negras en casa, porque hubieran quedado genial, pero aún así la pizza estaba buenísima y al ser todo productos frescos y sin pasar previamente por un horneado o por un proceso de cocción en el horno, se consigue un toque original. Además, se trata también de una buena idea para hacerla en la cena, cuando menos ganas hay de cocinar y cuando apetece algo más rápido. Recordad tambíén que tenemos más ideas de cenas en el blog, que es una de las comidas más dejadas del día, sobre todo si al llegar solo piensas en tumbarte ya a descansar. 


Además, aproveché y añadí un poco de hierbabuena por encima. Al principio no sabía si quedaría bien con el comino que le había echado al tomate, pero lo cierto es que la combinación quedó perfecta. 

Así que ya sabéis, si tenéis prisa pero no queréis renunciar a comer productos frescos, esta pizza es una excelente opción de las de doble "R": rápida y resultona :-))

INGREDIENTES:


  • Una lámina de hojaldre.
  • Un calabacín grande.
  • Una bola de queso mozzarella.
  • Dos tomates.
  • Una cucharada de comino en grano.
  • Una cucharada de hierbabuena.
  • Un pellizco de sal.
  • Una cucharada de aceite de oliva virgen extra.


PASO A PASO:


  1. En primer lugar, poner el horno a precalentar a 200ºC. Extender la lámina de hojaldre y cortarle como un dedo a cada lado, superponiendo las tiras cortadas a la lámina de hojaldre. Así hacemos los bordes.
  2. Pinchar bien todo el hojaldre para evitar que suba y meter en el horno unos 15-20 minutos o hasta que se empiece a dorar.
  3. Mientras el hojaldre se hace, rallar el tomate y mezclar con el comino en grano y una cucharadita de aceite. Aparte pelar el calabacín y partirlo en dados pequeños. Partir también el queso mozzarella.
  4. Sacar la bandeja del horno cuando esté listo el hojaldre. Extender por encima el tomate rallado, poner encima el calabacín y por encima de este el queso. 
  5. Meter en el horno 10 minutos más. Sacar y servir. 


2 comentarios:

  1. Jo que pinta y que fácil ademas esta misma noche lo haré tengo de todo, casualmente compre hojaldre el otro día para hacer una empanada y como no la hice ahora la tengo para la pizza.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya me dirás si te gusta y qué tal te sale!

      ¡Abrazos!

      Eliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!