26 de junio de 2014

Congelar pimiento: sugerencias.


Una de las cosas que he aprendido al ser profesora es que cuando uno está aprendiendo algo nuevo, tiene que aprenderse desde cero. Por eso me he decidido a poner esta forma de congelar pimiento para utilizar justo el que necesitemos, sin que se nos quede todo pegado formando un bloque si lo tenemos partido si está en el congelador. Aunque muchos de vosotros ya las conozcáis, siempre viene bien recordarla y ponerla para los que sea una novedad. 

Esta forma de congelar pimiento es muy sencilla cuando tenemos mucha cantidad: bien porque nuestro huerto este en plena producción, bien porque estén de oferta, bien porque sea plena temporada. El secreto es congelarlo ya partido y extendido (por ejemplo en una bandeja de las del desayuno), para que se congelen los trozos por separado. Una vez congelado, ya se puede juntar todo en un bote o en una bolsa y guardar en el congelador, sacando cuando lo necesitemos solamente lo que vayamos a utilizar y además ya partido y preparado para cocinar. Cuando yo lo descubrí, me acordé de aquellos trozos de pimiento que había tirado y desde entonces siempre procuro congelarlo así.¡Fue todo un descubrimiento!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!