9 de junio de 2014

Crepes con chocolate


Creo que los olores son de esas cosas que nuestra memoria mejor conserva y asocia con emociones y con personas. Seguro que hay un olor que os recuerde a algo en vuestra infancia, que asociéis a momentos especiales o personas concretas. En mi caso tengo entre esos olores grabado el de mi abuelo a fuego, con su mezcla a colonia, chocolate y tabaco; es acordarme a él y venirme a la cabeza su sonrisa, sus guiños después de comer al acercarme una onza de chocolate y las vueltas y vueltas que me daba en su sillón de barbero. Otro olor inconfundible es el del brazo de gitano que hacía mi abuela: ese olor dulce de las natillas, el chocolate, la masa... y que inevitablemente iba unido a reunión familiar. Pero hay un olor que todavía me inunda a menudo y es el de los crepes con chocolate. Mi madre los hace algunos fines de semana y desde siempre es intuir el olor que viaja por debajo de la puerta de mi habitación y levantarme corriendo a desayunar. Así que qué mejor receta para disfrutar de un día festivo como el que estamos disfrutando hoy en la Región de Murcia que esta receta de crepes. 

Estos que hoy os presento los he hecho yo, pero el olor es muy similar a los de mi madre (nunca será igual). Están muy buenos y permiten celebrar con los honores que se merece un día extra de más como el que tenemos hoy. Además, los ingredientes solemos tenerlos siempre en casa: huevos, leche, harina, azúcar y si queremos, un poquito de Cointreau u otro licor similar. A mi me gustan mucho rellenos de un chocolate a la taza del de toda la vida, pero algo más espeso para que no gotee, aunque también podéis utilizar cualquier otro relleno: azúcar, mermelada, nata... También hay recetas saladas, en cuyo caso se prescinde de añadirle el azúcar y se le pueden añadir especias que le den sabor. Yo de momento, os dejo con la receta que utilicé para estos. Espero que os gusten y os animéis a prepararlos.

INGREDIENTES (para unas tres personas):

  • 150 gramos de harina de trigo.
  • 300 ml. de leche.
  • 3 huevos.
  • 2 cucharadas de azúcar. 
  • Dos cucharadas de Cointreau (o cualquier otro licor del estilo).
  • Aceite de oliva.
  • Un vaso de chocolate a la taza. 

PASO A PASO:

  1. En el vaso de una batidora, mezclamos todos los ingredientes y batimos hasta que se forme una masa homogénea. 
  2. Poner a calentar una sartén pequeña. Echar un poco de aceite en la sartén y pasar una servilleta para que no se quede con exceso de aceite. 
  3. Cuando esté caliente, echar un poco de masa y mover la sartén para que se reparta bien la mezcla sin que se quede demasiado gruesa, ya que tienen que ser unas crepes muy finitas. Para ver como tienen que quedar, podéis ver las fotos de más arriba.
  4. Dejar unos segundos (unos 30 más o menos, dependerá de cómo esté la sartén de caliente) y en cuanto la masa empiece a estar cuajada, dar la vuelta con mucho cuidado de que no se rompan. Para ello le podéis dar la vuelta con la ayuda de un par de cucharas.
  5. Cuando esté hecha por el otro lado.
  6. Repetir la operación hasta que se acabe la masa.
  7. Servir y comer.
Por cierto, es posible que el primero o los dos primeros no salgan bien, pero en cuanto le cojáis el truco y la sartén está en su punto de calor, seguro que os sale perfecto. 


2 comentarios:

  1. Sabes los creeps los hace Enrique y la verdad le salen muy buenos, pero con lo único que los rellena es con Nutella, pero con ese chocolate tienen que estaaaaaaaaaaaaaaaaaaarr,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,, habrá que convencerle, Bueno ahora de tanto en tanto iré viendo tus recetas ya que estamos en los Nietos aunque por ahora vendremos una vez por semana, y allí como sabes no tenemos de nada, pero como pueda ire siguiendote, Un besazo y haber sino vemos,

    ResponderEliminar
  2. ¡Ya ha llegado el verano! Una de las mejores cosas de irse a la playa es el poder desconectar de internet :-) Pasadlo muy bien, nos veremos enseguida!

    ResponderEliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!