22 de agosto de 2014

Pan blanco con semillas de amapola (en panificadora)


Las panificadoras son de esas cosas que no te das cuenta del rendimiento que le puedes llegar a dar hasta que no tienes una. Como muchos otros bloggeros tengo (más bien tiene mi madre, pero en cuanto vea la oferta me la compro yo también) la panificadora de la marca Silvercrest, la que saca Lidl en sus ofertas y que es una maravilla. ¿Para qué hacer una inversión más grande si por un precio asequible se puede tener una panificadora excelente? 



El mismo Lidl tiene una gran variedad de harinas para hacer panes de distinto tipo, dando todas como resultado un pan exquisito y de muy buena calidad. Pero yo tenía muchas ganas de hacer un pan blanco con semillas de amapola, que aportan un toque especial con su sabor ligeramente dulzón pero que no altera para nada el conjunto. El resultado fue un pan esponjoso y perfecto para hacer tostadas, bocadillos o comer directamente con la comida porque está muy bueno.  Podéis ver perfectamente en las fotos como queda. La única pega, quizás, es la forma algo baja que le queda en medio pero esto no resta, ni mucho menos, una pizca de sabor al pan.




Las instrucciones de la receta hacen referencia a la panificadora Silvercrest, pero son similares para cualquier otra panificadora. Si el pan se prefiere hacer a mano, de la forma tradicional, también se puede: para ello hay que respetar las cantidades y amasar hasta formar una masa homogénea, dejar que repose y después hornear. Sea como sea, os animo a que probéis a hacer este pan porque ¡está delicioso!

INGREDIENTES:

  • 500 gramos de harina de fuerza.
  • 12 gramos de levadura fresca.
  • 1 cucharadita de sal.
  • 350 ml. de agua.
  • 1 cucharada y media de semillas de amapola.

PASO A PASO:

  1. Añadir todos los ingredientes (salvo las semillas de amapola) en el cubilete.
  2. Elegir el programa número dos de la panificadora, correspondiente a "pan normal". Además, seleccione el dorado intermedio, pero podéis elegir más o menos dorado según vuestros gustos.
  3. Poner en marcha. Cuando pite añadir las semillas de amapola y ya está. Esperar a que el programa termine y... ¡a comer pan recién hecho!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!