18 de septiembre de 2014

Albóndigas de espinacas y tofu

Hoy me apetecían para comer unas albóndigas, de esas que hace ya tiempo que no pruebo. Y de pronto, me  acordé que en El Delantal Verde vi hace ya tiempo la receta de unas albóndigas de espinaca y tofu que tenían muy buena pinta. El resultado, con algunas modificaciones, podéis verlo en estas mismas imágenes.


Son unas albóndigas a base de tofu y espinacas, a las que yo me he tomado la libertad de añadir unas nueces trituradas. El resultado (así como, en parte, la forma de prepararlas) es un bocado que recuerda a los ñoquis, con una mezcla de sabores que combina muy bien, sin resaltar ningún sabor excesivamente. Además, al hacerlas cocidas se prescinde del calórico aceite y resultan más ligeras que si las friésemos. Si a eso le añadimos que son unas albóndigas veganas, sin leche ni huevos, obtenemos un bocado estupendo apto todos los gustos.


Veréis que al liarlas da la sensación de que cuando se vayan a meter en el agua se van a deshacer del todo, pero el resultado es perfecto (al menos para mi gusto) con las cantidades que aparecen en la receta, así que probad primero antes de añadirle más harina no sea que queden demasiado compactas. El aspecto  que tenían antes de cocerlas es el que aparece en la siguiente imagen, para que os hagáis una idea de cómo quedan.
 

Y ya dejo de enrollarme y paso a la receta. Animaos a probadla y me decís, ¡ya veréis que buenas!

INGREDIENTES:

  • 150 gramos de espinacas (ya cocidas y trituradas).
  • 150 gramos de tofu firme.
  • Un puñado de nueces.
  • Una pizca de pimienta negra molida.
  • Una pizca de nuez moscada.
  • Perejil fresco.
  • Una pizca de sal.
  • 2 cucharadas de harina de garbanzo.
  • 4 cucharadas de harina de trigo.
  • Agua.

PASO A PASO:

  1. Secar el tofu con un paño, apretando bien para que pierda el exceso de agua, y chafarlo con un tenedor, deshaciéndolo por completo.
  2. Mezclar el tofu con las espinacas, previamente cocidas y trituradas. 
  3. Añadir las especias, el perejil triturado y la sal y mezclar bien.
  4. En un vaso a parte, disolver la harina de garbanzo con un poco de agua, removiendo bien para que no queden grumos. Añadir a la mezcla de tofu y espinacas.
  5.  Añadir luego la harina de trigo poco a poco, mientras removemos bien todo con una cuchara o un tenedor.
  6. Con las manos o con la ayuda de dos cucharas, dar forma a las albóndigas redonda, con un tamaño más bien pequeño, para que se hagan bien.
  7. Sumergirlas en una olla con agua hirviendo y dejar hasta que empiecen a flotar. Si el agua está caliente, en aproximadamente unos cinco minutos empezarán a subir y flotarán, momento en el cual tenemos que sacarlas.
  8. Acompañar con puré de patatas, tomate frito, patatas fritas, una ensalada o lo que se os ocurra. ¡Están buenísimas!

6 comentarios:

  1. Muy originales, quedan muy vistosas con este color verde!! Besos

    ResponderEliminar
  2. Se ven estupendas.
    Lo de la harina de garbanzos genial, porque se llevan muy bien con los garbanzos y las espinacas.
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están muy buenas, el próximo paso es probarlas con calabaza :-) ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Se puede hacer sin harina de garbanzo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Olga! Claro que sí, tendrán más aspecto aún que de albóndiga :-)

      Eliminar

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!