26 de septiembre de 2014

Espagueti de mar en tempura

Esta es una receta de la que llevo tiempo oyendo hablar y que nunca me había decidido a hacer. La había visto preparar a algunas amigas y nunca la había probado, pero finalmente llegó el momento. Por fin preparé estas algas en tempura. Lo cierto es que seguí fielmente las indicaciones que me dieron, así que no sé si con otro tipo de algas saldrán también bien (eso dependerá del sabor propio de cada una) pero lo cierto es que con las conocidas como "Espagueti de mar" salen bastante bien.




Para todos los que, como yo, no estéis acostumbrados a comer algas, seguramente os sonará muy raro eso de cocinar con ellas y muy probablemente el primer bocado te dejará una mezcla de extrañeza y sorpresa. Lo cierto es que en mi caso, después de probarlas, no puedo decir que se hayan convertido en mi plato favorito, ni en una delicatessen, ni en algo que vaya a hacer a menudo. Quizá sea porque me resultan demasiado "fribosas" a la hora de comer, pero si que me gustan para darle algo de variedad al menú y probar de nuevo ese sabor a mar que tenía ya algo olvidado. Además, es un plato perfecto para sorprender y al no llevar ni leche ni huevo lo hace perfecto para todos los comensales (aunque si lo queréis, le podéis añadir un huevo batido a la tempura para hacer el rebozado).

Si, como a mi me pasaba, os pica la curiosidad de cocinar con algas, este es el plato perfecto. ¡Animaos!

INGREDIENTES (para un aperitivo pequeño para dos personas):

  • 25 gramos de espagueti de mar deshidratados.
  • Agua (para la hidratación de las algas).
  • Aprox. 50 gramos de harina de tempura. 
  • 90 ml de agua muy fría (aproximadamente). 
  • Aceite de oliva.

PASO A PASO:

  1. En primer lugar hay que hidratar las algas. Normalmente, en los envases salen las instrucciones, pero a priori con media hora sumergidas en agua salada debe bastar. Siempre seguir las instrucciones del envase (si las hay) y tener en cuenta que aumentan mucho de tamaño una vez hidratadas.
  2. Disolver la harina en el agua muy fría. Las cantidades son aproximadas; podéis probar a freir un "espagueti" y si obtenéis la textura deseada, sencillamente seguir así. Si no, añadir más harina o más agua (de ahí lo de cantidades aproximadas).
  3. Escurrir las algas y pasarlas por la mezcla de agua y harina con la ayuda de un par de tenedores (o con la mano si veis que no os apañáis).
  4. Sumergirlas en una sartén con abundante aceite caliente hasta que se doren.
  5. Sacar y dejar escurrir sobre una rejilla con un plato debajo, que recoja el exceso de aceite. Si no lo tenéis, haced lo de siempre: sobre una servilleta, pero tener en cuenta que saldrá menos crujiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!