14 de diciembre de 2014

Cómo hacer germinados

Después de un tiempo de inactividad en el blog pero de exceso de actividad fuera de él, vuelvo a la carga. Si os pasa como a mi, que tenéis los días que les faltan horas, la comida se convierte (una vez más) en el gran aliado. Eso y respirar con calma, tomar aire tranquilamente un par de veces y sentir como llega limpio y cálido a cada una de las células de tu cuerpo, sintiendo así como la energía te inunda de nuevo. Pero volviendo al tema de la comida, tengo que decir que para esas épocas de agobio, lo que menos se debe hacer y más hacemos es descuidar la comida. Cómo decía Hipócrates hace más de dos mil anos, hay que conseguir "que la comida sea tu alimento y el alimento tu medicina". Por eso, aunque haya que recurrir a preparar platos rápidos, siempre hay que procurar que esos alimentos sean saludables. Y todo esto va al cuento de que uno de los mejores alimentos que podemos tener a mano en esas épocas de estrés, sin tiempo para nada, son los germinados y aprovecharlos siempre para incluirlos en ensaladas y otros platos (para sugerencias de preparación, os recomiendo esta sección del blog de Mireia Gimeno


El principal problema de los germinados es su elevado precio en las tiendas. Por eso, hoy propongo que los hagáis en casa, sin mayores esfuerzos ni complicaciones: el único desembolso que tendréis que hacer es el de la compra de las semillas. Los primeros en proponer el cómo hacer germinados caseros fueron los autores del blog "La Dimensión Vegana", que os recomiendo encarecidamente que visitéis. A partir de ahí, muchos blogs los pusieron en marcha y hoy me lanzo yo, porque son la forma perfecta de comer sano y además son muy fáciles y cómodos de hacer (podéis consultar aquí todas sus propiedades). Los que aparecen en la imagen son de alfalfa, aunque podéis hacerlos de cualquier otra semilla que germine, siendo preferiblemente de cultivo ecológico. Los tiempos de activación y germinación aparecen detallados a la perfección en este enlace del blog de dimensión vegana (de verdad, ¡no os perdáis su blog!). La germinación la he hecho en un cartón de los de bebidas vegetales comerciales, así que podéis emplear también cualquier envase del estilo: cartones de leche, de zumo, de batidos, etc.


En la imagen anterior podéis observar el aspecto de los germinados al abrir el cartón, después de seis días a remojo. Lo único que tenéis que hacer es lavar bien el cartón de bebida con agua y bicarbonato y posteriormente agujerearlo (podéis ver los cortes con el cuchillo en la imagen), poner las semillas una noche a remojo y a partir de ahí coser y cantar: meter las semillas en el envase y echar agua por la mañana y por la noche, dejando escurrir (por ejemplo, en el escurridor de platos o en el tendedero de la ropa). A los cinco o seis días tendréis unos germinados como los que aparecen en las imágenes, listos para comer. 


En esta última foto está el cartón recién abierto. ¡Qué gusto da verlos! Os pongo abajo el procedimiento, no sin antes remitiros una vez más al blog de La Dimensión Vegana, ¡veréis que artistas que son!

¿QUÉ VAIS A NECESITAR?

  • Dos cucharadas de semillas de alfalfa (o cualquier otra que queráis germinar)
  • Un cartón tipo Tetra Brick vacío.
  • Una cucharada de bicarbonato.
  • Un cuchillo.
  • Agua.
  • Un sitio para dejar escurrir (tipo escurridor de platos o un tendedero).

¿CÓMO HACERLO?

  1. Lava bien el envase de cartón con agua y una cucharada de bicarbonato (cuidado y no cierres en este paso el envase: el bicarbonato efervece y hará que se hinche y explote si lo cierras :-S).
  2. Agujerea con un cuchillo el envase, clavándole en distintos sitios la punta: no conviene hacer agujeros grandes o se saldrán las semillas, sólo queremos que el agua se vaya.
  3. Deja las semillas de alfalfa una noche a remojo.
  4. Por la mañana, desecha el agua y mete las semillas en el envase.
  5. A partir de ahora, cada mañana y cada noche durante 6 días aproximadamente, tendrás que echar un chorro de agua dentro del envase y dejar escurrir en un sitio para que el agua salga (si no sale, las semillas en vez de germinar se pudrirán).
  6. A los seis días, abrir el cartón. Verás que bonito :-)

2 comentarios:

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!