1 de febrero de 2015

Tartaletas de mandarina, kiwi y almendras.


¡Buenos días a todos? ¿Qué tal lleváis el fin de semana? Espero que hayáis disfrutado a tope esta semana, y que lo sigáis haciendo esta que entra, ya que a fin de cuentas disfrutar y ser feliz es lo único importante. Yo esta semana he aprovechado para hacer la receta que veis hoy: unas deliciosas tartaletas de mandarina, kiwi y almendras. Deliciosas como postre o, también, si estáis planeando alguna merienda o desayuno sano y sabroso. En este caso están hechas con frutas de temporada: kiwis y mandarinas, pero tened en cuenta que más adelante estas frutas se pueden cambiar por fresas, frambuesas, moras, cerezas... o ahora también por manzanas, peras... es todo cuestión de jugar con los sabores y frutas que más os gustan :-)

La receta original está sacada de uno de mis regalos de cumpleaños, concretamente el que me regalaron mis amigas (mil gracias a todas por los mareos que os distéis y las vueltas, ¡nada más que por las molestias y el detalle puedo decir que este regalo no tiene precio!): El Nuevo Libro de la Cocina Natural, de Blanca Herp (editorial RBA) y cuya ficha técnica podéis ver aquí.  Entre un montón de recetas fantásticas, está esta receta, que yo he modificado levemente, fundamentalmente en las bases.


Como endulzante se puede añadir sirope de ágave o azúcar, dejando macerar la fruta durante al menos media hora. Es una receta muy sencilla y la única "complicación" que necesita es la planificación con un par de días de antelación, porque es conveniente dejar las almendras a remojo entre 36 y 48 horas. De todas formas, si no os acordáis de dejarlas en remojo, se puede compensar siempre que tengáis un triturador potente (algo más que una batidora normal, a la que ya de por si le costará un poco triturar las almendras incluso si están a remojo). 


Os animo a que os lancéis a hacerlas, seguro que os encantan. Probad y cambiad ingredientes, hacer la base más fina, retocar, modelar a vuestro gusto... ¡se convertirán en un postre delicioso!

INGREDIENTES:

  • 200 gramos de almendras.
  • 150 gramos de dátiles deshuesados.
  • Mandarinas. 
  • Kiwis.
  • Sirope de ágave o azúcar para dejar macerar la fruta.
  • Canela en polvo para decorar. 

PASO A PASO:

  1. Con 36-48 horas de antelación, dejar las almendras a remojo, cambiando el agua cada 12 horas aproximadamente.
  2. Cuando ya nos vayamos a poner a realizar el postre, pelar las mandarinas y los kiwis. Partir los kiwis en daditos pequeños y dejar macerar con azúcar o sirope de ágave. En cuanto a las mandarinas, habrá que partir cada gajo por la mitad longitudinalmente, con mucho cuidado de no partirlos totalmente, y dejarlos abiertos, con el sirope de ágave o el azúcar. Dejar los kiwis y las mandarinas  en maceración durante 30 minutos. 
  3. Mientras, triturar las almendras y los dátiles hasta que se forme una pasta más o menos homogénea. 
  4. Hacer las bases circulares con la masa. 
  5. Colocar encima los kiwis y las mandarinas, espolvorear con canela y servir.
  6. ¡A disfrutar del postre o merienda!

1 comentario:

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!