21 de mayo de 2015

Ensalada de calabacín con salsa de aguacate


¡Muy buenas a todo el mundo! Después de un tiempo de inactividad y desconexión para recargar pilas, retomo las recetas para dar la bienvenida a esta ya más que entrada primavera. Y lo hago con esta receta de ensalada de calabacín que está para relamer el tenedor, los dedos y casi casi el plato. 



Ahora que la primavera ha llegado y ha empezado a regalarnos los sentidos con su intenso colorido, no se puede hacer sino aprovechar todo lo que tiene para darnos. Estamos en plena temporada de calabacines y tomates y apetecen cosas fresquitas que aligeren las digestiones y nos dejen listos para disfrutar de las largas tardes, así que esta ensalada de calabacín es perfecta. Se hace muy rápido, es un plato sin cocción alguna y puedes dejarla preparada con antelación, así que cumple todos los requisitos para convertirse en un habitual en nuestros menús. Los únicos ingredientes que necesitais son calabacines (si son ecológicos mejor, porque los consumiremos con la piel), tomates, olivas negras, aguacates, un poquito de aceite y menos de la mitad de un diente de ajo. Listo.Y todo ello crudo, con sus nutrientes correspondientes inalterados. ¿Qué más se puede pedir?


He leído en algunos blogs que a esta forma de hacer el calabacín lo llaman "pasta de calabacín", pero he prescindido de ese nombre porque realmente no es una "pasta", sino más bien una ensalada, ¿o no? Pero bueno, no os dejéis confundir: se llame como se llame está realmente deliciosa. ¿Os animáis a probarla?

INGREDIENTES:

  • 1 calabacín de cultivo ecológico.
  • 1 tomate.
  • 20 gramos de olivas.
  • 1 aguacate maduro.
  • 1 cucharada de sésamo.
  • Un poco de ajo (muy poco u ocultará los demás sabores del plato).
  • 1 chorrito de aceite.
  • Sal al gusto.

PASO A PASO:

  1. Lavamos bien el calabacín, lo partimos por la mitad a lo largo y con la ayuda de un pelador vamos haciendo finas lonchas, hasta dar buena cuenta de todo él.
  2. Partimos el tomate y las olivas en trozos pequeños y añadimos el sésamo.
  3. Mezclamos todo lo anterior y reservamos. Si no se va a comer en el instante, lo guardamos tal cual en el frigorífico.
  4. Pelamos el aguacate, añadirmos la sal, el ajo y el chorrito de aceite y batimos con una batidora. 
  5. Justo antes de comer, mezclamos la salsa de aguacate con el calabacín partido y listo. ¡A disfrutar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!