28 de junio de 2016

Ajoblanco de coco



Finales de junio ya! Ya por fin hace calorcito del bueno y cada vez parece que apetece menos entrar en la cocina y ponerse a cocinar... por no mencionar lo de comer caliente, ¡qué calor sólo de pensarlo! Así que con este ajoblanco de coco doy por inaugurada la temporada de gazpachos y cremas frías, ¡que gusto! En el blog tenía ya la receta de gazpacho de sandía y de borsch frío lituano, así que esta temporada la voy a inaugurar con este ajoblanco y su toque especial de coco, que le da un sabor distinto. Se trata de una sopa fría vegana preciosa, de las que se pueden dejar hechas y consumir al volver de la playa o la piscina y que además llama la atención por su color blanco intenso. Es una delicia para los sentidos, pero... ¡ojo! Al llevar almendras y leche de coco empacha bastante, así que con un vasito pequeño será suficiente, ¡nada que ver con el gazpacho tradicional!





Sólo hay que tener unas cuantas precauciones a la hora de realizarlo. Las almendras deben estar peladas y mejor si las pelamos nosotros, ya que conservan todas sus propiedades. Si aún así no las quieres pelar tú (para ello deberás escaldarlas antes en agua caliente, te resultará muchísimo más fácil), puedes optar por comprar aquellas que vienen ya peladas. Y la leche de coco, mucho mejor si es enlatada. He estado mirando las etiquetas de muchas de las leches o bebidas de coco que están en el mercado y la mayoría utilizan una gran cantidad de aditivos: las diluyen con agua, les añaden bebida de arroz... ¿qué necesidad tenemos de añadir esos componentes a nuestro gazpacho blanco? En realidad ninguna, así que mejor si es estrictamente leche de coco. ¿Y si no te gusta el coco? Pues prescinde de la leche, sustitúyela por agua y haz un ajoblanco tradicional, que está bien rico. Y eso sí, siempre, siempre, siempre, juega con las proporciones: añade más o menos agua, más o menos leche de coco, más o menos sal o ajo. Busca el sabor y la textura que más se adapte a ti. ¿Te animas a probarlo?

INGREDIENTES:


  • 1 rodaja de pan del día anterior (mejor si es pan blanco o si empleáis sólo la miga)
  • 100 gramos de almendras peladas.
  • 2 dientes de ajo pequeños-
  • 150 ml de leche de coco.
  • 50 ml de aceite de oliva.
  • 2 cucharadas de vinagre blanco.
  • 1 pellizco de sal.
  • 300 ml de agua fría. 

PASO A PASO:


  1. Echar todos los ingredientes en el vaso de la batidora y batir.
  2. Rectificar de agua (según te guste más o menos cremoso) y de sal, agua y vinagre según tu gusto.
  3. Guarda en el frigorifico hasta la hora de tomar. Puedes decorarlo con cebollino o tomarlo con picatostes :-)

1 comentario:

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!