2 de junio de 2016

Helado de chocolate vegano



¡Hola a todos de nuevo! Después de un tiempo ausente de las redes, retomo el blog. Con más seguidores en facebook que antes, con más comentarios en las entradas, con más e-mails y mensajes bonitos que nunca, ¡¡muchas gracias a todos!! Sois sin duda el motivo principal para volver :-) 

Como ya estamos en julio y el olor a verano y a mar está en el aire, no podía sino volver con este helado de chocolate. Es, de verdad, ES-PEC-TA-CU-LAR. Llevaba tiempo queriendo hacerlo pero me daba miedo, porque además quería que fuera vegano, pero al final me lancé y... ¡¡madre mía!! ¿por qué no lo hice antes? O quizá... ¡menos mal que no lo hice antes! porque es súper adictivo :-)


He de decir que para hacerlo empleé una heladera, una maquinita de las que venden para hacer helados en casa. En mi caso es una baratita, normal, sin adornos innecesarios. Pero no es necesario tenerla para hacerlo, ya que la función de la heladera es únicamente evitar la formación de cristales de hielo durante las fases iniciales de consolidación del helado y eso mismo podéis lograrlo si durante las tres o cuatro primeras horas abrís de cuando en cuando el congelador y le dais vuelta con una cuchara, volvéis a cerrarlo y a la hora o así repetís. Pero bueno, como os comento, yo lo he hecho con heladera, teniendo la única precaución de meter el día de antes en el congelador. 


Y antes de pasar a la receta, os cuento que las fotos que aparecen no son tan bonitas, ni tan espectaculares como otros blogs.. son de cocina normal, de alguien que después de cocinar tiene ganas de hincarle el diente rápidamente a la comida porque está muerta de hambre, jaja. Y encima, con el helado, he ido corriendo porque no quería que se me derritiese. Así que a medio hacerlo he pensado lo bonita que quedaría una foto en la terraza, con las plantitas (como la foto de arriba). Pero... ¡oh oh! Se me ha colado un intruso que quería hacer la cata, jaja.


¡Lo siento! ¡sólo apto para humanos! 

Por cierto, la inspiración para esta receta viene del maravilloso blog Begin Began Vegun (¿no lo conoces? ¡no te lo pierdas! ¡vas a tener un flechazo a simple vista!) y también de hazteveg. 

INGREDIENTES:

  • 1 postre ("yogur") de almendra (también vale de soja, son más comunes) de chocolate. 
  • 2 vasos de bebida de almendra.
  • 100 ml de "nata" de almendras para cocinar.
  • 100 gramos de chocolate para fundir de postres (sin lácteos).
  • 2 cucharadas de cacao puro en polvo.
  • 2 cucharadas de azúcar negro.
  • 1 cucharada de almendra en polvo. 
  • 1 cucharada de café soluble.
  • 3 cucharadas de nibs de cacao (prescindible, es para darle un toque "crocanti" al helado). 

PASO A PASO.

  1. Si lo vais a hacer en heladera, previamente tenéis que haber metido el recipiente en el congelador (con unas 24 horas de antelación).
  2. Fundir el chocolate en un cazo a fuego lento hasta que se pueda remover con una cuchara.
  3. Mezclar con la nata, la leche de almendras y el yogur hasta que se integre todo. 
  4. Añadir el azúcar, el chocolate en polvo, el café y la almendra molida. Batir bien con una batidora para que se mezcle todo bien.
  5. Dejar la mezcla un par de horas en el frigorífico (en el congelador no)para que se ponga fresquita.
  6. Poner en marcha la heladera, con las aspas girando, y verter la mezcla.
  7. Añadir los nibs de cacao y dejar aproximadamente 45 minutos. Debe coger una consistencia de helado que puedas comer.
  8. Verter en otro recipiente y meter en el congelador. Cuando quieras comerlo, déjalo reposar un poco fuera, hasta que lo puedas coger con una cuchara. Y... ¡a comer! Sólo, en un barquillo, con galletas... ¡sencillamente disfruta!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Todos los comentarios desde el respeto son bienvenidos y son parte de tu inestimable contribución al blog. ¡Gracias de verdad!